Los viajes de Mariano

República de Croacia 2005

28 de junio, Dubrovnik4 de julio, Zadar, Korenica
29 de junio, Dubrovnik 5 de julio, Plitvice, Porec
30 de junio, Dubrovnik, Cavtat 6 de julio, Porec, Rovinj, Monsena, Pula
1 de julio, Ston, Korcula 7 de julio, Pula, Beram, Zagreb
2 de julio, Korcula, Strogonoff, Split 8 de julio, Zagreb
3 de julio, Split, Trogir, Zadar 9 de julio, Zagreb

1 de julio, viernes

    Salimos temprano de nuestro alojamiento, dirección Korcula. Desde Dubrovnik a Ston, la carretera replica el perfil de la costa, siempre pegada al mar, donde se observan infinidad de bateas de mejillones. El color del mar es fabuloso, invita al baño. Ston es un pequeño pueblo turístico sometido a diversas mejoras
Calle de Ston
para acoger a los muchos turistas que espera recibir en el futuro. Como atracción principal ofrece una muralla de cinco kiómetros y medio que data de 1333. Es la fortificación de mayor longitud de toda Europa. Hay unos pocos restaurantes con el mejor pescado de Croacia. Nosotros probamos algo novedoso: unos mejillones de forma extraña que resultan una mala elección, duros como piedras.
    Seguimos nuestro camino ahora dentro ya de la península Peljesac, tierra de viñedos. En Potomje una ardilla cruza la carretera. Llegamos a Orebic para tomar el ferry hacia Korcula. Mientras esperamos la llegada del ferri me entretengo observando las evoluciones de los cardúmenes de peces. Es asombrosa la claridad del mar, no he visto nada comparable, ni siquiera en Mallorca. La espera es corta, en poco más de veinte minutos llegamos a la isla de Korcula. En la capital abunda el alojamiento particular, en pocos minutos hemos encontrado un apartamento para pasar la noche, la propietaria es colombiana y lleva quince años viviendo en Croacia.
    Salimos andando por el paseo paralelo al mar. La pequeña playa del puerto no es suficiente para acoger a todos y mucha gente se distribuye entre las rocas cercanas al agua. Unos pocos, dos o tres, toman el sol desnudos. Paseamos un rato por Korcula y nos interesamos por los ferris a la isla Mljet. Los ferris regulares van al puerto de Sobra, no a Pomena, que es el que nos interesa. Al parque nacional de Mljet sólo van los tours organizados por las agencias de viaje. Recogemos la información y nos lo pensamos.
    También nos gustaría ir a Hvar, pero nos damos cuenta que no podemos visitar todo lo que queremos, nos falta tiempo. Renunciamos a Mljet y a Hvar y mañana seguiremos hacia Split.
    Al atardecer cae sobre Korcula una tormenta impresionante con espectacular aparato eléctrico.

Copyright © 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.