República de Costa Rica 2003

17 de abril, Heredia 26 de abril, Arenal, La Fortuna
18 de abril, Cariari 27 de abril, Monteverde
19 de abril, Tortuguero 28 de abril, Monteverde
20 de abril, Tortuguero 29 de abril, Quepos
21 de abril, Puerto Viejo de Limón 30 de abril, Manuel Antonio
22 de abril, Cahuita, Puerto Viejo 1 de mayo, Pócima, San José
23 de abril, Cahuita 2 de mayo, San José
24 de abril, Limón, Braulio Carrillo, Alajuela 3 de mayo, San José
25 de abril, Póas, Grecia, Sarchí, Arenal

26 de abril, sábado

   El desayuno bufé incluye mis frutas favoritas, cantidades industriales de piña, mango y papaya. Sólo la piña y la papaya son originarías del continente americano; el mango es de origen asiático, lo trajeron a Brasil los portugueses en el siglo XVIII.
   A las ocho, nos apuntamos a un recorrido guiado hasta la lava nueva del volcán Arenal con un guía del Observatorio.
    Mientras esperamos a la buseta, leemos la siguiente recomendación grabada sobre madera:

”Leave nothing but your footprint
Take nothing but pictures
Kill nothing but the time”

   El guía tiene la gripa, aún así se las arregla para mostrarnos un nido, la planta del anís, los árboles andadores, etc. Los niños de la pareja de Valencia descubren al borde del camino la rana de cristal, una pequeña rana cuya piel transparente deja ver sus órganos internos. A la orilla del río encontramos también cientos de sapos minúsculos.
    Con los prismáticos se ven mejor la lava y las piedras caer por la pendiente del volcán. El guía nos cuenta que hace pocos años los gases mataron a varias personas que se acercaron demasiado al cráter.
   Pasamos el resto de la mañana descansando en la piscina del hotel, además, tenemos que cambiar de habitación, parece que el Observatorio está muy solicitado.
   Bajamos hasta La Fortuna para cenar. Aprovechamos una liquidación de mangos y compramos unos pocos; y en un súper, macadamias para picar en los trayectos con el coche.
    Hay mucha animación en las calles; por aquí, muchos hombres visten con sombrero vaquero y camperas, como los vaqueros del oeste americano.
Piscina y yacusi del Observatorio del volcán Arenal rodeado de naturaleza
   Desde cualquier calle del pueblo se ve el volcán. La Fortuna vive del turismo, hay multitud de hoteles y restaurantes para guiris, alguno con nombres tan graciosos como el Erupciones Inn.
    Cenamos en La Vaca Muda; la carne de vaca india me sigue pareciendo magnífica, sobra el cuchillo.
    A la vuelta probamos a ver la lava desde la finca El Silencio pero está cerrada, hay niebla en la cumbre y nos desaconsejan la excursión.
    Volvemos por el camino de tierra, en las charcas croan muchas ranas y algún gracioso ha dejado una culebra muerta en medio del camino.
    Antes de planchar la oreja probamos de nuevo el yacusi. El agua está caliente... la luna brilla en el cielo... estamos solos... y el volcán a lo lejos vomitando lava... ¡la vida es bella!

Copyright © 2003 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.