República de Costa Rica 2003

17 de abril, Heredia26 de abril, La Fortuna
18 de abril, Cariari 27 de abril, Monteverde
19 de abril, Tortuguero 28 de abril, Monteverde
20 de abril, Tortuguero 29 de abril, Quepos
21 de abril, Puerto Viejo de Limón 30 de abril, Manuel Antonio
22 de abril, Cahuita, Puerto Viejo 1 de mayo, Pócima, San José
23 de abril, Cahuita 2 de mayo, San José
24 de abril, Limón, Braulio Carrillo, Alajuela 3 de mayo, San José
25 de abril, Volcán Póas

2 de mayo, viernes.

    Devolvemos el coche a la agencia de alquiler y vamos andando hasta el centro de artesanías La Casona. Visita prescindible totalmente. Carece de aire acondicionado y sólo se pasa calor. Las artesanías, puras baratijas.
    El Museo de Jade, el más importante de Costa Rica, está cerrado por mejoras. Nos conformamos con visitar el Museo de Oro Precolombino. Las piezas que guarda este museo deben ser realmente valiosas porque jamás he visto semejantes medidas de seguridad: las paredes son de grueso hormigón armado y las puertas del museo son de acero de medio metro de espesor.
    Nos acercamos hasta otro centro de artesanía: el Pueblo Español. No hay mucha actividad, un guardia nos advierte que a partir de las seis de la tarde hay mucha más animación. Ahora sólo abren las tiendas de recuerdos y algún restaurante.

Avenida Central de San José

    Callejeamos por la Avenida Central, llena de gente a toda horas. Nos llama la atención la cantidad de guardias de seguridad a la entrada de cualquier establecimiento de importancia. También se ve mucha furgoneta blindada, una de ellas circula por la zona peatonal para recoger la recaudación de un establecimiento de comida rápida. Le pregunto a un josefino que observa la acción junto a mí que qué pasa, por qué tanta seguridad. Me responde que hace unos meses una banda de venezolanos atracó numerosos comercios y desde entonces ha aumentado la inseguridad. No falla, siempre el mal viene de fuera.
    Cenamos otra vez en el Gran Hotel y luego, en la Avenida Central, nos encontramos de nuevo con Marconi, quien fiel a su palabra, me trae la prometida pulsera para mi tobillo.

Copyright © 2003 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.