Otros viajes

Islas Cícladas 2007

29 de junio, Atenas 8 de julio, Folegandros
30 de junio, Atenas, Santorini9 de julio, Folegandros, Naxos
1 de julio, Santorini10 de julio, Naxos
2 de julio, Santorini11 de julio, Naxos
3 de julio, Santorini, Milo12 de julio, Míconos
4 de julio, Milo 13 de julio, Míconos, Delos
5 de julio, Milo 14 de julio, Míconos
6 de julio, Milo 15 de julio, Míconos, Atenas
7 de julio, Folegandros 16 de julio, Atenas
Datos económicos del viaje

8 de julio, domingo

    Alquilamos un cochecillo para conocer un poco más la isla. Para llegar a las calas más recónditas, las del norte, hay que armarse de valor, porque de repente, el camino de tierra empieza a descender y la pendiente es de vértigo. A pesar de ello, siempre hay un par de parejas en cada cala.
La Kimisis tis Panaghias y un burro
    Si andáis por el norte de la isla no dejéis de visitar la taberna Isinantisi, fundado en 1920. Tres mujeres: la abuela (de luto riguroso y con pañuelo en la cabeza), madre e hija esperan sentadas —con las manos cruzadas en el regazo—, a que vayan llegando los clientes. Pedimos conejo con matsaka —pasta fresca de elaboración propia, exclusiva de Folegandros—, y salmonetes fritos. Merece la pena, ya lo creo.
    Llegamos hasta playa Agali, está sí, muy frecuentada, ya que el autobús la enlaza con Chora. Al entrar en la playa un cartel advierte que el nudismo está explícitamente prohibido. La playa está muy concurrida para lo que es habitual en las islas. Los chavales andan lanzándose desde las rocas a gran altura.
    Al atardecer, hay mucha animación en Chora; se celebra una boda y una de las plazas está tomada por los invitados. Han contratado a tres músicos con instrumentos tradicionales y el pueblo entero parece en fiestas. Las parejas más atrevidas, con las mejillas sonrosadas por el vino, salen a bailar. Las buganvillas y la iluminación contribuye a dar un ambiente festivo a todo el pueblo.
   Las callejuelas de la ciudadela forman un pequeño laberinto de arquitectura típica cíclada que no hay que dejar de visitar, a diferencia de las plazas, están casi desiertas y sólo frecuentadas por los lugareños.
   Presenciamos el atardecer desde la iglesia de Chora, la Kimisis tis Panaghias; un camino empedrado en zig-zag conduce hasta lo alto. Las vistas desde el campanario son magníficas. La foto del burro está tomada aquí.

Copyright © 2007 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.