Otros viajes

Islas Cícladas 2007

29 de junio, Atenas8 de julio, Folegandros
30 de junio, Atenas, Santorini9 de julio, Folegandros, Naxos
1 de julio, Santorini10 de julio, Naxos
2 de julio, Santorini11 de julio, Naxos
3 de julio, Santorini, Milo 12 de julio, Míconos
4 de julio, Milo 13 de julio, Míconos, Delos
5 de julio, Milo 14 de julio, Míconos
6 de julio, Milo 15 de julio, Míconos, Atenas
7 de julio, Folegandros 16 de julio, Atenas
Datos económicos del viaje

12 de julio, jueves

    Tomamos el High Speed 3 hacia Míconos; un barco muy cómodo y rápido, que, por cierto, va abarrotado de gente y equipajes. En cuarenta minutos escasos nos plantamos en el Puerto Nuevo de Míconos, distante dos kilómetros del centro.
    Esta isla es la más turística de las Cícladas y se nota enseguida: mucho tráfico, colas de gente en las paradas de taxis, grupos de adolescentes dormidos sobre sus mochilas; turistas con expresión de cabreo esperando en fila el autobús que les lleva a su crucero; en fin, la tranquilidad que se respira en otras islas ha desaparecido por completo.
    Desde el Puerto Nuevo puedes llegar al centro de Míconos en autobús o en taxi, si encuentras uno. El autobús nos deja a pocos metros de la plaza Manto, pero después tienes que llegar a pie a tu alojamiento porque los taxis están imposibles. Nosotros tenemos la suerte de que el Myconian Inn es céntrico, a tan sólo un par de minutos andando cuesta arriba desde la plaza central, aún así, con este calor, sudamos lo nuestro y llegamos jadeando a la recepción del hotel, a pesar de nuestro diminuto equipaje.
    Por si no lo sabes, en la isla sólo hay veintinueve taxis y en las horas centrales del día no dan abasto, sencillamente, no se encuentran. En la parada de taxis de la plaza Manto verás siempre una fila de más de diez personas esperando con el ceño fruncido. ¡Y qué precios!: por una carrera desde Míconos al aeropuerto (3 Km., 5 min.) te cascan 15 €. No está mal, ¿eh? Para evitar problemas reservamos un taxi para el día que regresemos al aeropuerto.

Esperando al taxi en la plaza Manto.

    Esa estatua en granito blanco de la plaza representa a Manto Mavrogenous, una mujer que perdió toda su fortuna apoyando la guerra de independencia (1821-1832) contra los turcos. Se retiró a vivir a Míconos, arruinada, a escribir sus memorias.
    ¿Y qué tal el Myconnian Inn, recomendable? Pues te diré: su ubicación es lo mejor, a setenta metros de la plaza Manto, sin embargo, nuestra habitación anda justa de espacio y no digamos el baño... como una cabina telefónica, si te sientas en la taza, los pies sobresalen de la puerta; eso sí, la decoración y los muebles tienen buen estilo.
    Comemos un plato de pasta en Antonini´s, en la plaza Manto. En general, los precios en Míconos son indudablemente más altos que en otras islas, pero la abundante competencia hace que tampoco se disparen demasiado. Después paseamos por las estrechas y pintorescas callejuelas y cenamos en Georgio´s, otro estupendo sitio para cenar o comer.

Copyright © 2007 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.