Otros viajes

República Popular China 2004

1 de abril, Pekín 8 de abril, Guilin, Hangzhou
2 de abril, Pekín9 de abril, Hangzhou, Suzhou
3 de abril, Pekín10 de abril, Suzhou, Shanghai
4 de abril, Pekín, Xian11 de abril, Shanghai
5 de abril, Xian12 de abril, Shanghai
6 de abril, Xian, Guilin13 de abril, Shanghai
7 de abril, GuilinHoteles del viaje

6 de abril, martes

    Mañana libre. Tomamos un taxi hasta el museo de Xian. Los taxis son realmente baratos, nuestros recorridos rara vez superan el euro. Xian ha sido capital durante trece dinastías, así que este museo contiene mucha información y artefactos: jade, sellos, pinturas, porcelanas, estatuas budistas, reliquias de emperadores, etc. También unas pocas figuras de terracota y el primer papel encontrado en el mundo, invento chino. Vale la pena pasar unas horas en el museo de Xian.
    Otro taxi nos conduce hasta el barrio musulmán. La calle principal está llena de puestos de comida con dulces, pinchos de carne, pistachos, nueces, etc. Lástima que nuestro limitado tiempo sólo nos permite dedicarle media hora, se merece más, parece más interesante que el resto de la ciudad, que poco se diferencia de cualquier ciudad europea.
    Regresamos al hotel justo a tiempo para ser transportados al aeropuerto.
    El chino es el idioma más hablado del mundo, tres veces más que el castellano y su antigüedad es asombrosa: 4000 años. El chino mandarín, el que se habla en Pekín, es hablado por dos tercios de la población y es el considerado como estándar, aunque ellos lo consideran un dialecto más. Los demás dialectos son: el wu, el cantonés, el euquinés o min, el haka y el ilsiangués. Difieren en la pronunciación pero todos se escriben igual. Incluso un japonés puede leer chino parcialmente y viceversa, pero no se entienden hablando.
   El chino es un lenguaje tonal, es decir, cada palabra se puede decir en cuatro tonos y dependiendo de su tono el significado es diferente. Por ejemplo, yi en el tono primero significa: uno, ropa, doctor, curar. En el segundo tono: tía, duda, apropiado, cambiar. En el tercer tono yi significa ya, causa, mediante. En el cuarto tono: fácil, extraño, beneficio.
    Un buen diccionario puede tener hasta 50000 caracteres. Un niño aprende unos 2000 para los diez años, pero sólo hasta los veinte o treinta años es capaz de leer un periódico o una novela.
    La mayor parte de los caracteres chinos contienen dos partes, una indica su significado y otra su sonido.
   También pueden estar compuestos por varios caracteres mezclados o contener un ideograma raíz, así árbol, mesa y leña tienen en común el ideograma raíz madera.
   Parece un idioma complejo, ¿se podría simplificar? Sí, pero históricamente las clases altas han preferido mantener a la gente en la ignorancia. Por fin, en 1955 se decidió simplificar unos 1700 caracteres y después se ha continuado hasta alcanzar a casi la mitad de los símbolos más utilizados. La última aportación es el pinyin y data de 1958; consiste en emplear nuestro alfabeto romano como ayuda a la pronunciación de su idioma. Si ojeas algún libro infantil, verás que sobre los caracteres chinos se escribe su pronunciación en pinyin, que les indica el sonido, lo que significa que antes deben conocer las letras de nuestro alfabeto.
    Buscar una palabra en el diccionario no es tan difícil como puede parecer, en realidad, está ordenado por pronunciación, como el nuestro. Cuando una palabra es poco conocida por antigua, también se pone encima su pronunciación en caracteres occidentales (pinyin).
    —Malva, ¿los chinos son machistas?
    —¡Síííí!. Mira: siempre que camino con mi novio por la acera me lleva por la parte más próxima a los edificios, y en los semáforos, hasta se pone delante, para pretegerme. A mí, eso no me gusta nada, me siento mal con tanta protección, yo sé cuidar muy bien de mí misma. Es como en Hangzhou, que han puesto unas plazas de aparcamiento especiales para mujeres, son de color rosa y mucho más grandes de lo normal. Dicen que son para las mujeres que tienen problemas al aparcar. Y yo me pregunto: ¿Todos los hombres aparcan a la primera? Mi padre jamás friega los platos, dice que es cosa de mujeres. Yo pienso que para fregar platos basta con tener dos manos y las de los hombres son iguales que las de las mujeres, pero me callo. ¿Violencia? No sé, yo no la he visto en mi familia, es un tema del que no se habla nunca, jamás he leído nada en los periódicos. Pero está claro que la mentalidad actual es que el hombre es quién manda, sin más mérito que el serlo.
    ¿Qué si tenemos Seguridad Social? Pues claro, el 90% de la población está cubierta por las pensiones públicas. Tenemos tres tipos diferentes: para funcionarios, empleados de empresas privadas y autónomos urbanos y rurales. El pago de pensiones en China es cuatro veces superior que en España, claro que, en porcentaje del PIB es tres veces menor. Cuando compramos medicinas pagamos un 70% y el resto lo pone el Estado; si la enfermedad es grave nos paga más. A partir de los cincuenta años nos podemos acoger a la jubilación anticipada, aunque la pensión que nos queda es muy pequeña. Tenemos cinco tipos de seguros sociales: médico, de pensiones, de accidentes laborales, desempleo y por maternidad. También tenemos el Fondo de Vivienda que es otro tipo de seguro social, porque es obligatorio. Las primas de seguro las pagan entre el trabajador y la empresa, y el coste salarial suele suponer un 30% más para la empresa.
    Malva nos confirma lo que suponíamos; están derribando todo las barriadas viejas y alzan en su lugar amplias avenidas con edificios nuevos.
    Le preguntamos también si es costumbre habitual que los chinos se tiñan el pelo y parece que duda, “Si el jarrón es antiguo no importa que esté roto”, me dice, señalando mis canas.
Pesca con cormoranes en Guilín
    Volamos a Guilin en un avión abarrotado de narices altas. La temperatura en Guilin es estupenda, estamos en la franja subtropical y se nota. Llueve ligeramente. Noto como mis labios ya no se secan como en Pekín.
    Nuestro nuevo guía se llama Chang y es de pocas palabras. No sé si le cuesta hablar español o el hombre es algo tímido, creo que las dos cosas. En el trayecto del aeropuerto al hotel observo muchas motos, Chang me confirma que hay tres veces más motos que coches, aquí las matrículas son más baratas que en Pekín y en Xian. Es cierto, en Pekín no vi ni una sola moto. Preguntamos a Chang por las elecciones de los alcaldes, dice que China es una democracia imperfecta, que los candidatos son escogidos por el Gobierno y aunque la gente vota, en realidad, salen los que ellos quieren. Chang es el primer guía que se muestra algo crítico con el régimen, toda una señal de rebeldía.
    Esta noche nos apetece algo de marisco para cenar y, sorteando los charcos, entramos en un restaurante del centro peatonal de Guilin. Nos conducen hasta la antesala de la cocina donde se hallan los viveros con los animales. El restaurante no parece muy limpio, todo el suelo está empapado de agua y algunos cocineros fuman un cigarrillo a la fresca. Escogemos unas gambas y varios bueyes de mar que resultan de carne muy fina.
    Paseamos por el parque paralelo al río y distinguimos el regreso de los pescadores con cormoranes. Cada pescador lleva cuatro o cinco que se zambullen constantemente bajo la luz de los focos para atrapar los peces.

Copyright © 2004 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.