Otros viajes

Cerdeña 2009

27 de junio, Cagliari6 de julio, Alghero
28 de junio, Cagliari7 de julio, Grotta di Nettuno, Alghero
29 de junio, Portixeddu, Buggeru8 de julio, Sassari, Castelsardo, Arzachena
30 de junio, Portixeddu, Porto Flavia9 de julio, Coddu Vecchiu, Li Muri, Dorgali
1 de julio, Sa Mannau, Su Nuraxi, Barumini10 de julio, Orgosolo, Bari Sardo
2 de julio, Aruttas, Kabras11 de julio, Cardedu, Marina Bari
3 de julio, Tharros, Oasi di Seu, Kabras12 de julio, Cala Porto
4 de julio, Santuario Santa Cristina, Marina Bossa13 de julio, Cagliari
5 de julio, Bosa, Saccargia, Bosa MarinaDatos económicos del viaje

2 de julio, jueves

    Visitamos el museo del nurague Sa Nuraxi, donde, como veis en la foto, una enorme maqueta reconstruye el edificio. Luego pasamos por el museo Casa Zapata. Se trata de una casa de una familia española del siglo XVI que se construyó sobre las ruinas de otro nurague. Y es que en Cerdeña hay nuragues para regalar, más de cuatro mil.
   
Maqueta del nurague Sa Nuraxi
Nuestro próximo objetivo es el antiguo puerto fenicio de Tharros. Buscamos alojamiento a las afueras de Kabras: en el hotel Sa Pedrera disponen de habitaciones libres pero nos avisan que en la discoteca aledaña, al aire libre, se va a celebrar una fiesta que durará hasta la madrugada. Afortunadamente, esta zona está repleta de agroturismo. Justo en la glorieta donde se toma la carretera para la playa de Aruttas encontramos el agroturismo Sa Ruda. Nos gusta y nos quedamos.
    Regresamos a Kabras para comer en Il Camineto. El menú del día incluye todos estos entremeses: pulpo, atún escabechado, calamari, raya en salsa de tomate y berenjenas con cebolletas dulces. Escogemos como primer plato bottarga, es decir, huevas de muggine (mújol o lisa), un plato muy típico en toda la isla y además Kabras es el puerto de pesca de este pez. Y de segundo: risotto de frutos del mar. ¿No es demasiado? Pues sí, a nosotros nos lo parece; la verdad es que estamos asombrados de lo que zampan los sardos.
    En Kabras todavía pescan los mújoles como lo hacían los romanos hace dos mil años, usando paredes de cañas que hacen las veces de canales que conducen a los mujoles a una especie de corrales donde son atrapados mediante una gran red. De las hembras se extraen las huevas para hacer bottarga y los machos van a las pescaderías y restaurantes.

Estanque de Kabras donde pescan mújoles y lubinas

    A las seis y media nos acercamos a la playa de Aruttas, famosa entre los aficionados a los acuarios por sus redondeadas piedras de cuarzo blanco. Según vemos, también es costumbre copular entre el roquedal de la parte central de la playa, y no creas que las rocas son muy grandes, desde nuestra posición de tumbados se ve a la perfección unas nalgas subir y bajar con rapidez creciente. Un calentón lo tiene cualquiera, es cierto, pero lo más asombroso es que cuando la pareja abandona el lugar, otra toma su posición y se dedica a la misma actividad. Actualmente, el ser humano es uno de los pocos animales del planeta que se esconde para copular, ¿serán estos jóvenes los líderes de un cambio conductual en las relaciones sexuales? Quién sabe.
    Regresamos a Kabras por la noche, a por un helado artesanal, y es que los helados italianos son mi debilidad; la calidad media es sensacional, siempre cremosos.
    Los de Kabras están a la última: por la noche, el edificio del ayuntamiento se ilumina con luces que cambian de color y ahora la fachada es verde y luego, roja.

Copyright © 2009- MRB
La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.