Otros viajes

Cerdeña 2009

27 de junio, Cagliari6 de julio, Alghero
28 de junio, Cagliari7 de julio, Grotta di Nettuno, Alghero
29 de junio, Portixeddu, Buggeru8 de julio, Sassari, Castelsardo, Arzachena
30 de junio, Portixeddu, Porto Flavia9 de julio, Coddu Vecchiu, Li Muri, Dorgali
1 de julio, Sa Mannau, Su Nuraxi, Barumini10 de julio, Orgosolo, Bari Sardo
2 de julio, Aruttas, Kabras11 de julio, Cardedu, Marina Bari
3 de julio, Tharros, oasi di Seu, Kabras12 de julio, Cala Porto
4 de julio, Santuario Santa Cristina, Marina Bossa13 de julio, Cagliari
5 de julio, Bosa, Saccargia, Bosa MarinaDatos económicos del viaje

11 de julio, sábado

    Hoy nos apetece playa, así que, por recomendación de la simpática recepcionista del hotel, nos acercamos hasta la larga playa de Cardedu, de casi dos kilómetros, con mucho sitio y abundantes pinos, fantásticos para refugiarse en su sombra si nos apetece. Encima, para la una, la gente se marcha a comer y nos quedamos en cuadro. Una tranquilidad pasmosa. Y fíjate si es familiar esta playa: la gente deja las colchonetas, toallas y demás trebejos haciendo un hatillo junto a la sombrilla, para el día siguiente. ¡Qué despliegue de confianza!
    La fiesta de Bari Sardo se celebra lejos del pueblo, en Marina Bari, o sea, al lado de la playa. El baile típico tiene mucha personalidad y lo ejecutan con soltura y fluidez las parejas de más edad; los más jóvenes muestran también gran interés, aunque yo diría que éstos lo han aprendido en la academia porque lo bailan con mayores filigranas que los de mayor edad, pero es notorio que aún no lo dominan.
    La fiesta es amenizada por un grupo de música ligera llamado Casino, que llegan al escenario como si fueran auténticas estrellas del rock’n’roll; las chicas salen de los coches veloces y desaparecen detrás del telón del escenario. A pesar de la patente descoordinación de las bailarinas, a los mozos del pueblo se les ve deslumbrados con la exhibición de energía y oropel que observan sobre el escenario.

Casino en acción

Copyright © 2009- MRB
La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.