Otros viajes

Cerdeña 2009

27 de junio, Cagliari6 de julio, Alghero
28 de junio, Cagliari7 de julio, Grotta di Nettuno, Alghero
29 de junio, Portixeddu, Buggeru8 de julio, Sassari, Castelsardo, Arzachena
30 de junio, Portixeddu, Porto Flavia9 de julio, Coddu Vecchiu, Li Muri, Dorgali
1 de julio, Sa Mannau, Su Nuraxi, Barumini10 de julio, Orgosolo, Bari Sardo
2 de julio, Aruttas, Kabras11 de julio, Cardedu, Marina Bari
3 de julio, Tharros, oasi di Seu, Kabras12 de julio, Cala Porto
4 de julio, Santuario Santa Cristina, Marina Bossa13 de julio, Cagliari
5 de julio, Bosa, Saccargia, Bosa MarinaDatos económicos del viaje

1 de julio, miércoles

    A las once nos plantamos en la puerta de la gruta de Sa Mannau, dispuestos a sumergirnos en sus entrañas. Nos avisan que tenemos que esperar quince minutos porque, abajo, en la taquilla, una chica que sufre de claustrofobia no se decide a entrar.
    Esta inmensa gruta no se ha formado por la erosión de las corrientes fluviales subterráneas sino por el fluir de la lava; es de origen volcánico. En determinados puntos se percibe muy bien el choque entre la lava rápida y la lenta. El tramo que se visita es solo una minúscula parte de la cueva. Los únicos seres vivos que habitan en esta cueva son una gamba transparente de un centímetro de longitud y un tritón endémico que seguro que es capaz de pasar largo tiempo sin probar bocado, o igual se come las gambas.

Gruta de Sa Mannau

    La entrada a la cueva se utilizó como templo de oración donde hacían ofrendas a la diosa del agua y del falo, símbolo de la fertilidad y del poder.
    Continuamos hasta la playa de Piscinas, larguísima playa de dunas con varios tramos poco aptos para el baño, ya que grandes masas de algas se acumulan, tanto sobre la arena como en el mar. Vemos poca gente, tan solo una veintena de coches y media docena de caravanas y familias con niños con todo lo necesario para pasar el día. El agua es cristalina y el oleaje es muy fuerte. Ninguna mujer en top-less a pesar de ser una playa muy alejada de centros urbanos. Cerdeña
Playa de Piscinas
no es buen lugar para los amantes del nudismo: la coalición política de extrema derecha Força Italia ha prohibido terminantemente el nudismo en toda Italia y es incluso raro ver una mujer en top-less en las playas públicas de Cerdeña.
    La playa cuenta con socorristas, aunque el de nuestra zona duerme en su silla, cabeza hacia atrás, la boca abierta, los auriculares puestos y dos botellines vacíos de cerveza Ichnusa a su vera.
    Tras darnos un baño, seguimos nuestro camino. En la recta de entrada a Barumini se anuncia un control de radar y, efectivamente, cincuenta metros más allá, divisamos dos guardias de tráfico sentados a la sombra, en la esquina de la calle, con una máquina réflex antigua sobre un trípode y otro dispositivo parecido a la espada de la Guerra de las Galaxias. Pasamos sin novedad.
    La conducción en Cerdeña es sumamente relajada salvo dentro de los pueblos grandes. También hay chavales que con coches pequeños corren a toda velocidad; mis prejuicios me dictan que son los protagonistas de las flores, coronas y pequeñas lápidas que menudean en los márgenes de las carreteras. La señalización es muy deficiente y en más de una ocasión hay que recurrir a preguntar a los transeúntes, varones a ser posible, ya que por alguna misteriosa razón, las mujeres siempre se encogen de hombros.
    Nos alojamos en el centro del pequeño pueblo Barumini, en el agroturismo Sa Lolla.
Ruinas del castillo de Marmilla en Las Plassas, visto desde el nurague Sa Nuraxi
    Al atardecer, cuando la temperatura ha bajado, visitamos el nurague Su Nuraxi, el más importante de Cerdeña, Patrimonio de la Humanidad. El profesor Giovanni Lilliu lo descubrió en 1950 cuando unas lluvias torrenciales dejaron parte del nurague al descubierto. Consiste en cuatro torres enlazadas por unas paredes y otra torre central. El nurage se halla rodeado de las ruinas de un gran pueblo. Su construcción data de 1470 AEC y es el único completamente excavado de Cerdeña. Los arqueólogos elaboran muchas teorías sobre la funcionalidad de estos nuragues: que si son templos para ofrendar a los dioses, que si fortalezas defensivas, que si enterramientos, que si el lugar de encuentro del consejo de ancianos para decidir asuntos políticos y religiosos... Depende de la guía que leas te dirá una cosa diferente.
    Regresamos al hotel para pasar unas horas en la piscina del agroturismo. Por lo visto, somos los únicos huéspedes. Cenamos unas alcachofas confitadas y una parrillada de carne a las brasas en el propio agroturismo, acompañada con un tinto de la región, un cielo estrellado y algún ratoncillo de campo corriendo por las esquinas.

Copyright © 2009- MRB
La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.