Otros viajes

República de Birmania 2006

3 de diciembre, Yangón 11 de diciembre, Mandalay, Amarapura
4 de diciembre, Yangón 12 de diciembre, Bagán
5 de diciembre, Kyaing Tong 13 de diciembre, Nyaung U, Bagán
6 de diciembre, Tribus Enn, Wa y Palaung 14 de diciembre, Kyaiktiyo
7 de diciembre, Kyaing Tong, lago Inle 15 de diciembre, Kyaiktiyo, Yangón
8 de diciembre, Nam Pan, Ywama 16 de diciembre, Yangón
9 de diciembre, Pindaya, Mandalay Datos ecónomicos del viaje
10 de diciembre, Mingún, Mandalay

5 de diciembre, martes

    A las nueve y media salimos hacia el aeropuerto internacional de Yangón para tomar un vuelo a Kyaing Tong, en las montañas del este. Es un vuelo con escalas en Eo, Mandalay y Tachileik; al parecer, existen vuelos directos pero estaban completos. En Tachileik sube al avión una mujer importante, a juzgar por el número de personas que revolotean a su alrededor. Embarca discretamente la última y avanza hasta la primera fila. En Kyaing Tong le espera otra cohorte de personas, entre ellos varios militares.
    El día es soleado y cristalino, lo que nos permite observar desde el avión la complicada orografía de esta zona. Venir por carretera hasta aquí parece tarea imposible, las montañas dan la sensación que hubieran sido arañados por las garras de algún gato gigante y rabioso.
    En Kyaing Tong nos aguarda un conductor y un guía local, un chaval llamado Maung Ee. Antes de ir al hotel, damos una vuelta a pie por los alrededores del lago Nyaung Tone y Ko Yee nos invita a tomar unos fritos de verduras rebozados en la terraza de un bar. En Kyaing Tong el nivel de vida es elevado; se nota en los modernos diseños de los chándales de la gente que corre alrededor del lago o en las magníficas bicicletas de montaña que pedalea la chavalería. Los edificios también muestran buen aspecto, se ve que circula el dinero. Nuestro joven guía local nos asegura que la prosperidad de la ciudad se debe al cultivo del opio, principal fuente de ingresos del país. Birmania es el segundo productor del mundo y los militares no parecen muy interesados en luchar contra el narcotráfico organizado.
    En esta zona de Birmania se observan diferencias culturales en la manera de vestir: muchas mujeres llevan pantalones y pocos son los hombres con el tradicional longy a la cintura. Otros pueblos, otras costumbres.
    Ko Yee nos cuenta hasta qué punto la dictadura militar lo controla todo: si alguien visita a un amigo en otro pueblo y pasa la noche en su casa debe comunicarlo a la Policía, de lo contrario... puede tener "problemas".
    Cenamos en un comedero, el Golden Banyam, y nos alojamos en un sencillo hotel, el Princess. Casualmente, la primera cadena que sintonizamos cuando encendemos el televisor es el canal internacional español, así que, ¿qué más queremos? ...como en casa.

Copyright © 2006- MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.