Los viajes de Mariano

Bali 2000

16 de abril, Nusa Dua23 de abril, Lovina
17 de abril, Denpasar 24 de abril, Gitgit, Ulur Danu
18 de abril, Nusa Dua 25 de abril, Jatiluwih
19 de abril, Celuk, Ubud 26 de abril, Bangli, Besakih, Candi Dasa
20 de abril, Ubud 27 de abril, Tenganan, Tirta Gangga
21 de abril, Giansang 28 de abril, Nusa Dua
22 de abril, Trunyan, Kintamani, Lovina29 de abril, Kuta

27 de abril, jueves

    Visitamos el pueblo Bali-Aga más conocido: Tenganan. Está más cuidado de lo que es habitual, se nota que es muy turístico. Podemos pasear con tranquilidad y nadie nos persigue para vendernos algo. Bali-Aga significa original de Bali y estos pueblos se ven como los auténticos descendientes de los moradores más antiguos de la isla. Son altivos e independientes y representan los mayores conservadores de las viejas tradiciones de sus ancestros.
   Tenganan se considera socialmente y económicamente separado del resto de Bali, Dicen que es tal la obsesión por el aislamiento en Tenganan que hay una persona especialmente destinado a barrer el pueblo después de la visita de los extranjeros para borrar sus huellas. Dicen también, que si alguien escoge cónyuge fuera del pueblo queda excluido de la comunidad y debe abandonar el pueblo. Quizá sea verdad pero a mí me parece una exageración, el pueblo está ciertamente rodeado por un muro de piedra y la puerta de acceso es pequeña pero no están tan aislados como aparentan. El pueblo está muy limpio y claramente orientado al turismo, eso sí, la gente del pueblo ni tan siquiera nos mira. Genial. A la entrada hay un puestecito con un chico que vende calendarios hechos a mano. No sé cual de los tres calendarios que rigen el Bali vende: el gregoriano, el Saka o lunar de 12 meses o el Pewukon que combina diversos ciclos de duración variable a lo largo de sus 210 días.
   A la sombra de un árbol, un grupo de hombres juegan a las cartas. También vemos un pájaro multicolor en una jaula.
   Las mujeres se afanan en una cocina al aire libre, parece como si estuvieran preparando comida para alguna celebración, hay comida para alimentar a todo el pueblo. Los chavales calzan deportivos de marca y montan en bicicletas de montaña. Los gallos de pelea descansan en campanas de bambú trenzado, los ponen a todos en fila uno al lado del otro, dicen que para que se piquen entre ellos y así fomentar su agresividad. Y por supuesto, no faltan las tiendas de artesanía del exclusivo tejido de Tenganan, el gringsing y también, cestillos de mimbre, que andan desparramados en la calle.
Baños de Tirta Ganga
   Visitamos también los baños públicos al aire libre de Tirta Gangga donde los chavales se lanzan en pelotas al agua sagrada. El agua es cristalina y el fondo de las piscinas está lleno de vida vegetal y animal.
   Desde el aparcamiento de los baños oímos un golpe seco, a la salida del aparcamiento, una pareja de franceses ha tenido un accidente con el coche, se han incorporado a la carretera por el carril derecho y han chocado de frente con una furgoneta de turistas; afortunadamente nadie ha resultado herido. Nos acercamos para ofrecerles las señas de nuestro alojamiento por si necesitan alguna ayuda.
   A la vuelta, es noche cerrada y nos cae una tormenta impresionante, tenemos que parar en el arcén la carretera, los limpia no dan abasto y no se ve nada. Sin embargo, los balineses siguen conduciendo sus motocicletas como si nada. Los demás vehículos tampoco ven nada: a veces, los coches se paran detrás del nuestro, creyendo que estamos en la carretera parados y no es así, estamos fuera del asfalto. En veinte minutos, que se hacen muy largos, el aguacero ha remitido y retomamos el camino hacia nuestro hotel.

Copyright © 2000 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.