Los viajes de Mariano

Bali 2000

16 de abril, Nusa Dua23 de abril, Lovina
17 de abril, Denpasar 24 de abril, Gitgit, Ulur Danu
18 de abril, Nusa Dua 25 de abril, Jatiluwih
19 de abril, Celuk, Ubud 26 de abril, Bangli, Besakih, Candi Dasa
20 de abril, Ubud 27 de abril, Tenganan, Tirta Gangga
21 de abril, Giansang 28 de abril, Nusa Dua
22 de abril, Trunyan, Kintamani, Lovina29 de abril, Kuta

25 de abril, martes

   Llegamos hasta Jatiluwih para admirar las mejores vistas de los campos de arroz. Las carreteras son secundarias y las señales brillan por su ausencia. Apenas hay circulación.
Campos de arroz
   Comemos en la terraza de una pequeña cantina en la carretera, con vistas inmejorables sobre los campos de arroz. Falla la comida: el pescado de río lo sirven muy hecho, como suela de alpargata, me lo como porque tengo hambre, que si no...
    En muchos pueblos observamos una gran cantidad de vehículos aparcados frente a un banjar o junto a la carretera. Suele ser señal de que en su interior está teniendo lugar una pelea de gallos. Las peleas de gallos son sin duda una de las actividades de juego más populares y que más pasión levantan entre los balineses. Esta actividad es completamente legal, siempre que no se celebren más de cinco combates y el público sea exclusivamente masculino.
    Al circular por las carreteras de las áreas rurales de Bali, es frecuente ver cestas de mimbre alineadas en el suelo con gallos en su interior. Dicen que es para potenciar su agresividad y ¡para que se distraigan con el paso de vehículos! A los gallos se les acopla unos afilados espolones de acero de unos diez centímetros de longitud que sirven para matar al rival. Durante las peleas, la gente apuesta millones de rupias que cambian rápidamente de mano. Los intermedios entre peleas son aprovechados también para los juegos de azar, como el kokokan, que consiste en apostar a uno de los seis animales y figuras representados sobre un tapete, la suerte de los dados se encarga entonces de decidir cual de ellos es el vencedor. El bola adil es un juego similar a éste; las figuras poseen una forma cóncava y sobre éstas se lanza una bola que rodará hasta pararse en una de ellas, que será la ganadora.
    Llegamos a Ubud al anochecer, después de varias horas de conducir por las oscuras y jeroglíficas carreteras balinesas. Nos alojamos de nuevo en el Jalan-Jalan. Cenamos pato en un buen restaurante de Ubud.

Copyright © 2000 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.