Otros viajes

Bali 2000

16 de abril, Nusa Dua23 de abril, Lovina
17 de abril, Denpasar 24 de abril, Gitgit, Ulur Danu
18 de abril, Nusa Dua 25 de abril, Jatiluwih
19 de abril, Celuk, Ubud 26 de abril, Bangli, Besakih, Candi Dasa
20 de abril, Ubud 27 de abril, Tenganan, Tirta Gangga
21 de abril, Giansang 28 de abril, Nusa Dua
22 de abril, Trunyan, Kintamani, Lovina29 de abril, Kuta

18 de abril, martes

    Hoy lo vamos a dedicar a descansar y aprovechar las instalaciones del hotel, que mañana nos marchamos a la aventura. Pasamos la mañana en la playa. Los lugareños no paran de pasar con sus mercancías: pareos, relojes de imitación, conchas marinas, etc.
Escultura en papaya
Las playas son magníficas: limpias, poca gente, con forma de concha y protegidas por una barrera de coral. Los animadores del hotel enseñan a una pareja algunos movimientos de una danza balinesa. Desde luego, los movimientos no son fáciles, además de piernas y manos intervienen los dedos, manos, cabeza y hasta los ojos. En origen, los bailes formaban parte de los rituales religiosos, hoy en día, los ancianos se quejan que con las actuaciones para los turistas se está perdiendo el verdadero sentido espiritual. En Bali existen multitud de danzas pero todas se inspiran en el gambuh, danza utilizada en las cortes javanesas hace más de mil años.
    La habilidad manual de esta gente no conoce límites; al igual que en Tailandia son capaces de hacer verdaderas obras de arte con flores y frutas, como este mono modelado a partir de la pulpa de una papaya.
    A las dos nos acercamos a degustar las langostas que encargamos ayer en el chiringuito. Las pedimos al ajillo y resultan muy entretenidas de comer.
    De vuelta a la playa del Meliá, nos sorprende encontrar una marea tan baja; el agua está a doscientos metros de la línea de alta. ¿No será la antesala de un maremoto? No, es que la playa tiene muy poca pendiente. Nos quedamos en la piscina hasta que anochece y luego pasamos por La Galería a beber algo. Cae un fina lluvia y mientras estamos sentados, corre entre nuestros pies un ratoncillo y, poco después, aparece una rana.

Copyright © 2000 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.